lunes, 27 de marzo de 2017

a veces duele

Otra vez me invade la tristeza, ¡ya no más! ya no más con delicadeza... con demasiada fuerza se torna tornado en mi cabeza. 
Tu aroma de niña, tu mente de adulta, tus brazos acogedores, el sexo, el amor. 
El error de volver a confiar, a diferencia de quien desconfía y se lastima a sí misma, sabiendo que el miedo ha de apoderarse, tan rápido, tan silencioso y fugaz, es que cuando confiamos salimos heridos, salimos heridas, heridas que no cicatrizan, ni el perdón cura la herida, ni un par de puntos lo hará, volver el tiempo atrás no existe, y cuando hay que decir adiós... otra vez... con la voz y el corazón quebrado y una lágrima que recorre mi mejilla, me preparé para nuestra última visita.
Siempre tuya. Oriana.

No hay comentarios.: