lunes, 27 de marzo de 2017

Margarita.

Tenía una mirada verde
también una fuerte personalidad
¿Cómo no enamorarme?
en su alma tenía tatuado libertad.

Sus dientes
con los que mordía mi espalda
su brillo absoluto
cual esmeralda. 

Su lucha constante 
su expresión 
quedó grabada en mi mente
no lo puedo explicar
me sentí libre
juntas
a la par.

La conocí casi en verano, 
pasaríamos inviernos juntas 
tomaríamos café en el parque las dos
bajo varios juncos.

Nuestro final, que llegue, no quiero.
Ella ha sido la primera
ella ha sido mi compañera
ella fue, no mi amante, sino mi amada.

No hay comentarios.: