jueves, 20 de abril de 2017

.:no:.

ah no sé transformar la tristeza en arte simplemente me siento angustiada.
empezando por el final de mis días, no hay buenas noches, no hay contacto, no me preguntas cómo estoy porque no te pregunto cómo te fue. no te conté que lo recordé otra vez, no sabés qué comentarios hacer, entonces me enojo. no estás realmente ahí, pero yo tampoco. subo el volumen, grito un poco, tomo un trago de vodka, apago las luces. sale el sol... ¿sale el sol? llueve un poco, hace frío. me quedo horas sentada en la cama, tomo un capuccino, me cambio el par de medias aproximadamente cuatro veces por día, me gustan éstas peluditas rojas de mi mejor amiga pero también las que tiene ositos en los costados. el padrino me espera, impaciente, quiere que lo toque. prendo un incienso de vainilla, miro por la ventana, escucho la lluvia, acaricio a siddhartha, veo que todavía no me escribiste, no le escribo a nadie. el perro rompió la basura, la perra se escapó, él también, ella asustó a un perro, él rompió la basura de la esquina. fumo un poco. dorian gray. ¿me gusta éste tipo de gente por influencia paterna o? a veces quiero llegar a casa, esconderme dentro de una frazada, tomar sopa y hacer los deberes, mientras mi padre acomoda la estufa a leña con una mano y con la otra intenta distraer a siddhartha impresionado por los colores de ese fuego, y mi madre apagando un cigarrillo en un charquito de agua de la pileta recién vacía pronta para preguntarme qué tal mi día. a veces me despierto creyendo que tuve conversaciones con personas y no lo recuerdo. pero eso no es todo, porque por ejemplo, tengo una amiga que iba a festejar su cumpleaños en éste mes, soñé que al final tenía que suspenderlo y ella me avisaba por mensaje, al final no lo va a festejar tampoco ¿sigo soñando? jaja, no, si estuviera soñando sería una escritora y no lloraría en el blog. la parte que más me gusta de mi es mi cabeza ¿la que menos me gusta? mi cabeza también. todo el tiempo creando y destruyendo cosas. es un caos. un hermoso mundo caótico como en el que vivo.

viernes, 7 de abril de 2017

_______

  17:28 07/04/2017

Desperté en ésta vida
y no sabía,
como un ser humano,
darles la bienvenida
a mi vida
               a mis días.


El cello sonaba
el cielo brillaba
los celos brindaban... 
                                                   ¿algo? 


Oh, vaya
Bach,
una tarde atribulada mas...
¿angustiada? no más.


Mis sentidos todos suyos
verle, esbozando una sonrisa
escucharle, 
escuchar la carcajada
tocar, su cuello muy despacio. 
degustarle, en todos los sentidos
con todos los sentidos
y en las noches
inhalar
embriagarme en ese aroma

Oh, de vuelta, mis sentidos todos suyos.
Mis angustias, mis temores, mas no mi pasado
mi presente, mi reencuentro, éste corazón
ardiente
que me quema por dentro,
que si necesitas fervor, que si necesitas vehemencia
¡paciencia!

...

siénteme
siéntete
siéntese
míreme
recuéstese, deme la mano
no quiero más caminar
quiero volar
mas no quiero olvidar
el par que me ayudó a avanzar


por esto, persona, volemos 
y volvamos
pero sin reloj, 
doblados
desprendidos
descocidos 
decididos
hermosamente jodidos.